Certifications Organic Certification

Paso a paso, creamos la referencia en calidad y seguridad

En Andean Naturals trabajamos para asegurar que servimos la mejor quinua a nuestros consumidores. En Bolivia, la empresa procesa Quinua Real™ en su planta JISA con un sistema de vanguardia que asegura un producto prelavado, listo para cocinar, y que cumple con los estándares más altos en seguridad alimentaria.

JISA fue fundada en 2008 por Andean Naturals para mejorar la calidad de la quinua destinada a la exportación a Estados unidos y otros mercados, ya que éstos demandan elevados niveles de seguridad alimentaria. Con una visión innovadora, en 2010 se inauguró la planta dedicada a procesar quinua orgánica y a eliminar todo riesgo de contaminación cruzada. Su sofisticada tecnología aplica sistemas de gran rigor en el control de calidad que hacen que sea una de las plantas más avanzada en el mundo en procesamiento de quinua..

“El nivel de pureza alcanzados gracias a nuestro procedimiento es de al menos 99,995%”. Es que en cada paso el equipo de control de calidad analiza una muestra del producto para ser aprobado antes de que pase a la siguiente fase. Hay una verdadera obsesión por ser rigurosos en todo el proceso. Así, todo lote exportado ¡ha sido testeado al menos 250 veces! Hay absoluta seguridad (en calidad, sabor, salubridad y cualidad orgánica) en su viaje de transformación de materia prima al producto que llega al consumidor final y es, además, un viaje muy complejo, un verdadero viaje de aventuras para la quinua que se resume en 12 pasos:

I Paso: La partida y controles iniciales

La quinua, segura sobre enormes camiones, es transportada cientos de kilómetros desde los campos de cultivo a la planta de El Alto de JISA. Allí se hace el primer análisis en busca de pesticidas, la quinua debe estar libre de ellos. También se verifican otras impurezas, como pequeñas piedras, y el productor recibe un bono adicional por un producto más limpio.

II Paso: La receta secreta*

En el Altiplano, las familias tienen un modo particular de pretostar la quinua y en la planta JISA se da ese paso, antes del lavado. Así se realza el sutil sabor avellanado de la quinua.

* La receta secreta de la familia andina, destinada a los paladares más exigentes y sofisticados, se aplica sólo a la línea True Quinoa® creada para ofrecer más delicadeza de sabor, textura y calidad en una quinua que, así, llevará también la sutil refinación de las cortes incas y el gusto de las tradiciones milenarias del Altiplano.

III Paso: Saltos y sacudidas

Los miles de pequeños granos llegan a la fase de pre limpieza. Saltan, vibran y se sacuden de impurezas al pasar por sobre unas planchas que extrae restos de hojas o palitos provenientes del los campos de cultivo.

IV Paso: El peso de lo bueno

Una gran aspiradora extrae las ramitas que podrían haber quedado. La quinua, sustanciosa, es más pesada y cae en las bandejas que la esperan en la base. Este proceso imita la técnica de los campesinos a quienes, bajo un sol de justicia, les ayuda el viento.

V Paso: Presiones y fricciones

Se debe eliminar la saponina que cubre a los granitos, entonces la quinua pasa por un proceso de secado y aspiración. Se trata de una ingeniosa adaptación industrial de una técnica ancestral: el “pisado” (friccionado) de la quinua en grandes contenedores para hacer una limpieza mediante la presión y la fricción.

VI Paso: El tiempo, como la quinua, es oro

En el campo, los agricultores pasan hasta 20 minutos lavando su quinua en agua antes de poderla cocinar y comer. El grano es maravilloso, pero consumirlo da gran trabajo. La empresa, con un sistema industrial patentado, lleva a cabo tres pasos de limpieza eficientes que incluyen: un enjuague inicial, un lavado profundo y un segundo enjuague; luego la quinua pasará a una secadora. Ya que el grano germina muy rápidamente, todo el proceso dura 8 minutos.

VII Paso: Rebosante de vida

Los granos de quinua son secados en unas mesas especiales durante 15 minutos, así se evita que el agua penetre en las fértiles semillas y se active su germinación.

VIII Paso: Viento y gravedad

En este punto, al fijar la mirada en la quinua, que ya está limpia, seca y es comestible, es posible ver pequeños brillos y puntos oscuros. Son piedras de cuarzo, fragmentos de roca volcánica y bolitas de barro que aún quedan y que deben ser eliminadas. Estas pequeñas impurezas quedaron atrapadas en la quinua durante la cosecha manual: los agricultores recuestan los tallos en la tierra y el fuerte viento levanta pequeños pesos y los entierra entre las semillas. Al igual que el viento, JISA utiliza la gravedad para, esta vez, eliminar este material de desecho.

IX Paso: Color

En los campos, los cultivos de quinua forman olas de colores amarillo, verde, rojo, anaranjado, morado… Los granos también tienen color y JISA los clasifica entre quinua blanca, negra y roja. Utiliza dos grandes seleccionadores ópticos que remueven toda la materia que es diferente a la quinua, porque aún pueden quedar pequeñísimas piedras, y separan además las tonalidades oscuras de las claras. La quinua blanca queda seleccionada y el proceso de calidad “AA”, que es muy alto, termina en esta etapa.

X Paso: Calidad AAA

La tecnología de Andean Naturals puede procesar quinua de calidad “AAA” con un paso adicional de purificación. Así se cumplen más allá de lo demandado las especificaciones más estrictas de calidad, así como se garantizan los niveles topes de seguridad. Esta calidad especial se ofrece con la línea True Quinoa® que es un producto de la gama más alta.

XI Paso. Grandes y pequeños

Bolsas y paquetes de distinto tamaño. Bolsas pequeñas, paquetes de 25 Kg o voluminosos de una tonelada, a pedido del cliente. Cada empaque pasa por un último control interno, un detector de metales que garantiza que no hay fragmento de impureza. El proceso prácticamente ha concluido, la quinua empaquetada queda en un almacén a buen resguardo, con temperatura controlada, a la espera de un nuevo viaje que la lleve hasta el consumidor.

XII Paso: Controles externos

¡Acabó! No, aún quedan los últimos controles de calidad externos. Un equipo independiente analiza el producto terminado, inspecciona 60 muestras aleatorias de 100 gramos; posteriormente, un especialista examina una muestra de 4 Kg en laboratorio, se verifica que ninguna impureza se haya escapado. Una muestra adicional es enviada a un laboratorio externo especializado en alimentos: valora niveles microbianos y asegura que el producto cumple absolutamente los estándares más altos de la industria alimentaria.

No nos conformamos con el análisis de una pequeña muestra al final del proceso realizada por una o dos personas;además de la exhaustiva limpieza por etapas por la que pasa la quinua en nuestra planta,nos aseguramos de controlar la calidad en todos los puntos críticos.JISA tiene un equipo de 26 operadores que están constantemente tomando muestras, analizando, buscando impurezas, midiendo niveles de saporina,la humedad o el tamaño del grano. “Estamos obsesionados con la calidad”.